Echa a andar la ILP por la Dación en Pago, paralización de desahucios y alquiler social

Artículo publicado en el Madrid15M número 4

En esta península somos famosos por muchas cosas. Algunos nos conocen por ser una élite en deportes: copa Davis, Wimbledon, Eurocopa, mundial (de baloncesto y de fútbol), waterpolo, ¡y un montón de deportes olímpicos! Eso sí, élite que no es capaz de mantener polideportivos públicos ni de pagar los impuestos que le corresponde.

Sin embargo, otros nos conocen por la rapidez con que estamos siendo capaces de desmantelar nuestro infradesarrollado Estado del bienestar. Hemos sido capaces de poner arena en los engranajes de la educación pública, primero a nivel de comunidades autónomas y, a continuación, a nivel estatal. Hemos hecho unos recortes en sanidad tan regresivos que hemos arrojado a colectivos enteros a la exclusión sanitaria. Hemos “regalado” dinero a los bancos, pero no somos capaces de frenar el paro (ya casi hemos alcanzado un 25% de población activa desempleada: casi una de cada cuatro personas que conocemos).

Son muchas las razones por las que es conocido el Estado Español. Este artículo se centra  en una de estas razones, pero una muy concreta. No pretende ser más importante que el resto, pero sí lo suficiente como para legitimar una reclamación evidente: el derecho a una vivienda digna en la que vivir.

Según recoge un informe del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), el año pasado los juzgados españoles procesaron58.241 expedientes de desahucio. Esta cifra no sólo supone un triste récord desde que se tiene registro; supone también, ni más ni menos, que un aumento del 22% con respecto a 2010. Un nuevo récord, pero no el último: en 2012 y sólo en la ciudad de Madrid ya llevamos 3.243 desahucios.

Ya de por sí estas son cifras duras: son familias que se quedan en la calle. Pero, ¿Qué conlleva un desahucio hipotecario? Un desahucio no conlleva “solamente” que te echen de tu casa. Te echan de una casa que ya has pagado parcialmente (100.000 €, 200.000 €,…), te dejan tirad@ en la calle,  y además, ves crecer la deuda que ya tenías contraída.

Cuando se ejecuta un desahucio hipotecario tu casa es subastada por un valor de tasación que no tiene por qué coincidir con el que utilizaron cuando te concedieron la hipoteca. Es decir, puede que tasaran tu casa en 300.000 € cuando negociaste la hipoteca, pero que ahora la subasten sólo por 100.000 €. Esta es la consecuencia práctica de la bajada del valor de mercado (ha estallado una burbuja inmobiliaria). En cualquier caso, lo importante es atender a qué intereses responden las actuaciones de los tasadores que ahora revisan a la baja sus propias tasaciones. Dicho más claramente: ¿Con quién van? ¿Alguna vez han visto una tasación que beneficiara al propietario/a en lugar de al banco?

Pues bien, si la subasta se queda desierta, el banco se adjudica la casa por el 50% de su valor de tasación. Es decir, se queda la casa por un valor ridículo en comparación con el que el propietario tuvo que afrontar para comprarla. Además de esto, a la deuda original se le suman todos los costes del desahucio.

En definitiva, lo que sucede cuando se desahucia a una persona que, por ejemplo, tiene una deuda de 350.000€ con el banco, es que la persona puede terminar perfectamente en la calle, sin casa y con una deuda que puede aumentar hasta los 400.000 ó 450.000€.

Ante este abuso, cabe una solución: la dación en pago. Con esta medida, lo que se consigue es que el propietario que dé  la casa al banco consiga como contrapartida la cancelación total de su deuda. El problema es que actualmente la dación en pago en este país está regulada de tal manera que solo se lleva al cabo si el banco quiere. Es decir, si al banco le interesa. Pensemos que, así las cosas, la dación solo se lleva a cabo si el sujeto de quien depende su aplicación (el banco) acepta ganar menos dinero del que podría exigir, teniendo los poderes políticos a su favor. Dicho de otra manera: es como si la legislación aplicable a un ladrón solo se hiciera efectiva si el ladrón voluntariamente accede a su aplicación.

En resumen, la dación en pago tal y como existe actualmente no es una solución: es una hipocresía. Y por eso nace la Iniciativa Legislativa Popular por la dación en pago. Esta ILP pretende llevar al congreso una modificación de la ley hipotecaria que regule la Dación en Pago (con carácter retroactivo) de forma que se pueda aplicar en todos los casos, sin depender de la voluntad de una de las partes interesadas (los bancos).

Pero la dación en pago también tiene sus limitaciones: las familias, aunque anulen su deuda, se siguen quedando en la calle. Es por eso por lo que esta iniciativa contempla dos apartados más: la paralización de todos los desahucios y la regulación de un alquiler social. Estas dos medidas complementarias permitirían que las familias no se quedaran en la calle, proporcionándoles una vivienda digna a cambio de un alquiler social que les permita desarrollar una vida normal.

Para conseguir llevar esta ILP al Congreso de los Diputados es necesario recoger 500.000 firmas. Las Plataformas de Afectados por la Hipoteca que se han constituido a lo largo del Estado Español, van a trabajar duramente para conseguirlas, organizándose en todas las ciudades y pueblos donde sea posible.

Cabe comentar que, de acuerdo a las leyes de este país, la población migrante no puede firmar esta ILP. Pero para expresar nuestro rechazo a este trato discriminatorio y dar visibilidad a este colectivo (además uno de los más afectados por el abuso inmobiliario), desde las PAHs hemos creado un pliego de firmas donde este colectivo pueda firmar. Así, cuando entreguemos las firmas que nos piden, dejaremos claro que las personas a las que han excluido de este modelo de participación ciudadana también apoyan la iniciativa. Han firmado para demostrarlo.

Tenemos hasta el 31 de Octubre de este año para recoger las firmas. Por eso os animamos a poneros en contacto con la PAH o cualquier otro colectivo que vaya a trabajar esta ILP (Asociaciones de Vecinos, Asambleas Populares, organizaciones sociales, etc.). Podéis encontrar más información en www.afectadosporlahipotecamadrid.net o en www.quenotehipotequenlavida.org

Por último, cabe decir que la dación en pago ya se ha discutido en el Congreso y ha sido rechazada por otros Gobiernos. Y esta vez, probablemente, no será diferente. Pero el formato de ILP y el masivo apoyo que se espera conseguir con la recogida de firmas, debe ayudarnos a presionar a los poderes políticos para demostrar la injusticia del mercado hipotecario. También es la vía para dar un paso más en la lucha contra la especulación inmobiliaria, así como para reforzar y visibilizar este movimiento que está consiguiendo que bastantes familias no sean expulsadas a la marginalidad social.

Carlos Huerga

Miembro de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca Madrid

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Vivienda. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s